Cómo elegir tú caña de Slow Jigging

Elegir la mejor caña de Slow Jigging para la pesca que realizas es sencillo si tienes en cuenta una serie de aspectos básicos. Si quieres comprar una caña de Slow jigging, detente 5 minutos a leer esto.

Este artículo a modo de guía tiene como objetivo que puedas elegir tu caña de Slow Jigging o que puedas disponer de una base de conocimiento a la hora de ir a tu comercio habitual para adquirir tu equipo de pesca. En la guía podrás encontrar desde las características que tiene que tener una caña de Slow Jigging, cómo se utilizan estas cañas, las variables que intervienen y que influyen en el tipo de caña que necesitas y una tabla guía con datos cruzados para poder elegir la caña.

Indice


 


 

 

Introducción


El Slow Jigging es una técnica de pesca en la que imprimimos movimientos sutiles a un jig que se encuentra a muchos metros de profundidad y en la que necesitamos mantener nuestra línea lo más perpendicular posible al fondo, por lo que para hacer Slow Pitch Jigging se exigen unos equipos muy específicos.

Esta guía te ayudará a elegir la mejor caña de Slow Jigging para el tipo de escenario que frecuentas.


 

En el Slow Jigging es fundamental mantener la verticalidad de la línea, evitando que la línea nos haga panza o derive. Esto permite mantener el contacto directo con nuestro Jig y asi poder transmitir todos los movimientos al jig perfectamente.







 


 

 

La caña de Slow Pitch Jigging

Las cañas de SPJ tienen unas características muy concretas. Dividiremos esta sección en dos partes:

  • A.- Las tres características de una caña de Slow Jigging
  • B.- La potencia de una caña de Slow Jigging

A veces se escucha decir que las cañas de Slow tienen que ser blandas, esto no es así. Hay cañas de Slow de gama baja que sí que son cañas “blandas” sin más, pero estas no son adecuadas para hacer bailar el jig adecuadamente.


 

A.- Las tres características de una buena caña de Slow Jigging son:

  1. Sensibilidad: Una buena caña de Slow tiene que ser extremadamente sensible para transmitirnos todo lo que pasa. Desde que el jig empieza a bajar hasta que llega a su destino, que puede ser los 50, 80, 120 o incluso más metros. Y una vez ahí ser capaces de transmitir no sólo el comportamiento del jig o el menor toque de un pez, sino incluso la influencia de las corrientes que a veces son complejas o la composición del fondo.
  2. Acción lenta:  La otra característica principal de estas cañas tiene que ver con el diseño del blank, que tiene que ser de acción lenta o parabólica para que se doble profundamente al accionar la manivela e imprimir el pitch o golpe hacia arriba.
  3. Resiliencia: según la RAE "2. f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.”






 

Resiliencia. Hablemos un poco sobre esto.

Como vemos en la definición de la RAE la resiliencia es la capacidad de algo de volver a su estado inicial.

Esto es que una vez la caña se ha doblado profundamente por el peso del jig, esta vuelva a su posición horizontal de forma lenta y poderosa lanzando el jig hacia arriba. Esto despliega la acción del jig, primero en un desplazamiento hacia arriba, después en lateral y por último en la caída.

Una caña “blanda” sin más sí que doblará con el peso del jig, pero no volverá a su posición natural de forma lenta y potente como necesitamos, sólo las cañas específicamente diseñadas y con blanks de alta calidad cumplirán bien esta función.

Este desplazamiento hacia arriba del jig puede ser más suave o más brusco y ello depende tanto del impulso que imprimimos nosotros como de las distintas combinaciones entre la potencia de la caña y el peso y forma del jig.

Un vídeo cortito para ilustrarlo.
 

 



 

B.- La potencia de la caña de Slow Jigging


Cada fabricante utiliza esta variable de manera distinta. Aquí tenemos dos versiones:

  • B.1.- El peso máximo para manejar en condiciones optimas
  • B.2.- El jig máximo admitido.

Súmale a esta variable la longitud y tendremos una opción con determinada caña y potencia para un movimiento de jig concreto. En principio esto puede resultar confuso ya que para un mismo peso de jig podemos usar cañas de distinta potencia en función del movimiento que le queramos dar al jig o de las condiciones de pesca.
 

B.1.- Cañas que marcan el peso máximo de jig en condiciones optimas


Tailwalk, marca el peso máximo del jig que puede manejar en condiciones óptimas. Cada marca usa un criterio distinto a la hora de indicar la potencia de las cañas. Unas marcas clasifican las cañas según el rango de peso del jig para un movimiento estándar, y otras marcas dan el peso máximo de jig que es capaz de manejar ese modelo en condiciones optimas, este es el caso de Tailwalk.

 

B.2.- Cañas que marcan el jig máximo admitido


En otras marcas la caña indica el peso máximo de jig que es capaz de levantar en Slow Pitch en las mejores condiciones de corriente y deriva. En estos casos el peso “estándar” de jig estaría situado en torno al 50% del peso máximo. Esto es, para una caña que marca hasta 350 gramos, el estándar sería en torno a 175 gramos, así que desde los 120 hasta 230 gramos es lo ideal, pero podemos usar jigs tanto por encima como por debajo de esos pesos adaptando los movimientos. Lo explicamos en el apartado de movimientos.

 
 

 

Movimientos habituales en el Slow Jigging: rápidos, estándar o lentos

Sabiendo cual es el rango de pesos estándar para una caña, podemos jugar con mayores o menores pesos en función del tipo de movimiento que queramos imprimir al jig.

 

1.- Realizando movimientos rápidos

Si queremos mover nuestro jig de Slow rápido centrándonos en movimientos ascendentes usaremos un jig más ligero de la potencia recomendada estándar para darle una acción “brusca” al jig, por ejemplo para buscar pelágicos a medias aguas.

 

2.- Movimiento "estándar" o Slow Pitch

Cuando hablamos del movimiento estándar nos referimos al movimiento básico del Slow Pitch. Se trata de que con la caña horizontal demos una vuelta completa a la manivela, la caña se doblara profundamente por el peso del jig, para después volver a su posición inicial. Este movimiento de puntera ascendente levanta el señuelo, haciendo que comience el movimiento.

 

3.- Realizando movimientos lentos

Si queremos centrarnos en las caídas y mover el jig lentamente, usaremos un jig más pesado de lo “estándar” o una caña menos potente para que las subidas sean suaves, muchas veces ayudadas levantando la puntera con el brazo, y prolongar las caídas, cuando estamos buscando peces de fondo.

Ejemplo: Con una caña que marque una potencia de 120 a 180 gramos en acción estándar podemos usarla con un jig de 100 gramos para darle movimientos bruscos o con uno de 240 gramos y darle un movimiento “blando”.


 

Ejemplo sobre movimientos

Caña que marca potencia para jigs entre 120gr y 180gr en acción estándar:

  • Movimientos rápidos o bruscos: Usaremos un jig de 100gr
  • Movimiento estándar: Usaremos un jig entrono a los 150gr
  • Caídas con movimiento lento o blando: Usaremos un jig de 240gr



 


 


 

 

Variables a tener en cuenta antes de elegir tu caña de Slow jigging

Variables principales para elegir nuestra caña:

  • Profundidad
  • Deriva
  • Corriente
  • Forma del jig
  • Diámetro de la linea.


Partiremos siempre de la variable profundidad en unas condiciones optimas de corriente y sin viento.


 

Pongamos un ejemplo muy común:

  • nuestra zona de pesca habitual entre los 50 a los 80 metros de profundidad;
  • condiciones óptimas de escasa corriente y sin viento
  • jigs recomendados de 120 a 180 gramos.
  • caña recomendada con una potencia 120-180

En estas condiciones, este equipo nos permitirá pescar con un movimiento estándar.





¿Qué pasa si quiero pescar con esa misma caña a más profundidad? La vamos a poder seguir utilizando, sólo que a medida que aumenta la profundidad y el peso de los jigs, nos costará más moverlos y el movimiento será más suave, no vamos a poder hacerlos saltar.

¿Qué pasa si quiero pescar con la misma caña en menos profundidad? Si queremos usar ese equipo en 30 metros con jigs más ligeros los movimientos serán más bruscos.

En el Slow Jigging es fundamental mantener la verticalidad de la línea, evitando que la línea nos haga panza o derive. Esto permite mantener el contacto directo con nuestro Jig y asi poder transmitir todos los movimientos al jig perfectamente.


 

En condiciones óptimas vamos a poder mantener la verticalidad con aproximadamente el doble de peso en gramos que metros de profundidad haya.




Esta es una buena formula de la que partir, aunque no hay una norma fija sobre la relación que debe de haber entre profundidad y peso necesario, ya que depende de muchas variables como las condiciones de deriva, las corrientes, la forma del jig o el diámetro de la línea, por lo cual debemos adaptarnos siempre a las circunstancias.

Si aumenta la corriente, viento, etc… vamos a necesitar aumentar el peso del jig, y con ello la potencia de la caña. Debemos conocer cuales suelen ser las condiciones habituales en nuestra zona de pesca para elegir la caña más adecuada, y en mi opinión es mejor pecar un poco de caña potente antes que quedarse escaso de potencia al elegir una sola caña, para no quedarse corto en caso de que las cosas se pongan difíciles.

Lo ideal sería hacerse con al menos un par de equipos para poder enfrentarse a distintas profundidades y adaptarse a las circunstancias cambiantes que se van dando a lo largo de la jornada. Difícilmente vamos a poder usar el mismo equipo una mañana tranquila en 40 metros donde usaremos jigs en torno a los 100 gramos que si nos movemos a 120 metros y refresca el viento que no bajaremos de 250 o 300 gramos. Así, con un equipo más ligero y otro más pesado podremos afrontar los distintos escenarios de pesca con garantías.

 


 

 

Cómo elegir tú caña Tailwalk para Slow Jigging

A continuación dejo un cuadro guía con los modelos más adaptados a las aguas españolas dentro de la gama Tailwalk Salty Shape Dash SPJ y Slow Bump TZ y sus aplicaciones en relación al peso del jig recomendado y la profundidad. Estas indicaciones siempre son para un movimiento estándar y en condiciones óptimas, variarán en función de corrientes, vientos, diámetro de línea, etc…

 

Como elegir tu caña de Slow Jigging Tailwalk

Gama Modelo Largo en Pies Peso máximo Jig Rango estandar del Jig Recomendación Deriva/Profundidad:
Tailwalk Salty Shape Dash SPJ  y Slow Bump TZ         0.5 a 0.8 nudos 0.8 a 1.5 nudos mas de 1.5 nudos Deriva
632 6FT 1IN 230 gr 80-140 gr 20-60 metros Menos de 20 metros no se aconseja Profundidad
633 6FT 3IN 350 gr 120-180 gr 40-80 metros 20-60 metros menos de 20 metros
684 6FT 8IN 400 gr 150-250 gr 50-120 metros 40-80 metros menos de 60 metros
634 6FT 3IN 450 gr 170-250 gr 60-120 metros 50-120 metros menos de 80 metros
635 6FT 3IN 500 gr 200-350 gr 80-160 metros 60-120 metros menos de 120 metros
636 6FT 3IN 550 gr 230-400 gr 100-200 metros 80-160 metros menos de 120 metros
637 6FT 3IN 600 gr 250-450 gr 120-250 metros 100-200 metros menos de 160 metros



Los modelos más potentes, que en principio pueden parecer limitados a grandes profundidades a las que no solemos pescar, son perfectamente adaptables o incluso necesarios cuando a pesar de estar en menos agua, necesitemos usar pesos elevados debido a fuertes corrientes o condiciones de deriva adversas como corriente y viento en direcciones opuestas.

Una deriva a más de dos nudos en 80 metros nos va a pedir usar jigs de más de 300 gramos y una caña para moverlos con autoridad, ahí no nos vale un movimiento “suave” sino que tendremos que dar un movimiento acentuado para que se llegue a transmitir al jig.

 


 

 

Mi equipo de Slow jigging.

En mi caso, uso una Tailwalk Slow Bump TZ 633 hasta 350 gramos y una Tailwalk Salty Shape Dash SPJ 684 hasta 400 gramos. Con estos dos equipos puedo moverme en esas profundidades con jigs desde 100 hasta 300 o 350 gramos y enfrentarme a las condiciones de abundante viento y corriente que se dan a menudo en mi zona.




 


 

 

Conclusiones

Elegir una caña de slow adaptada a nuestras necesidades depende de muchos factores y no vamos a encontrar una caña que nos sirva en todas las circunstancias.

Mi recomendación es, en la medida de lo posible, hacerse con un par de equipos.

Si solo puedes elegir una caña, elígela para las circunstancias más habituales en tu zona de pesca, pero tirando más hacia el lado potente para poder mover los jigs cuando las circunstancias de pesca se pongan más complicadas.

En todo caso, asesorarte por especialistas que hayan probado el modelo que buscas es siempre esencial, y que explicándoles qué especies, dónde las buscas y cómo las buscas te puedan aconsejar entre un modelo y otro.


 



 

 

Relacionados

Introducción al Slow Jigging

Cómo pescar a Slow Jigging: movimientos y posición durante el combate.

Cañas de Slow Jigging

Carretes de Slow Jigging

Señuelos de Slow Jigging

Comparte esto con tus amigos

            Total:

Foro de la noticia Cómo elegir tú caña de Slow Jigging

Dudas, valoraciones o cualquier cuestión que necesites aclarar sobre esta noticia, puedes realizarla en este foro. Tambien puedes enviarnos un email a info@elpezrosa.com

Disqus