Eging Gan Craft Tip Run Breaden

Pesca de calamares a Eging: ¿Como elegir un egi?. Parte 1. Velocidad de hundimiento

La elección del “egi” es uno de los puntos más importantes en la pesca del calamar, son muchas las opciones disponibles, teniendo que elegir en una jornada entre distintos tamaños, colores y pesos.

En esta serie de artículos vamos a intentar dar unas pautas de forma simplificada sobre cuándo, qué y por qué elegir un determinado egi en cada momento. Para después hablar sobre como animarlos y el equipo adecuado para ello.



Índice

  1. Introdución
  2. Entendiendo un egi: ¿Por qué atrae al calamar?
  3. ¿Como elegir un egi según su tipo de hundimiento?
  4. ¿Cómo clasificamos los egis según su velocidad de profundización?
    1. Normal
    2. Shallow
    3. Deep
    4. Ultra deep
  5. Relacionados






Antes de nada aclarar que vamos a hablar de los señuelos para calamar diseñados específicamente para la pesca a Eging, estos son aquellos con forma o cuerpo tipo ”gamba” y la mayor parte de su peso concentrado en la parte delantera del señuelo. Generalmente llevan el plomo a la vista actuando este además como quilla para estabilizar el señuelo en su caída.

Tipo de hundimiento, color, tamaño, como moverlos y con qué equipo son dudas frecuentes que surgen al pescador que se inicia en esta técnica y a aquel que ya la conoce pero quiere evolucionar en ella. Vamos a intentar dar unas ideas sobre como enfrentar estas decisiones.






 

Entendiendo un egi: ¿Por qué atrae al calamar?



El calamar es un depredador muy visual a la hora de decidir su presa, no tiene una línea lateral para evaluar su presa por la vibración que genera y generalmente tampoco tiene la velocidad para cazarla en persecución. Es más bien un cazador sigiloso, que se camufla y acecha, pero espera el momento idóneo para atacar. Por esto suele atacar peces o gambas que se desplazan rápido en intervalos cortos, parando después para recuperar energía, y es en este momento cuando el calamar aprovecha para atacar.


Ese es el movimiento que un egi trata de imitar. Un movimiento rápido, como de huida que llame la atención del calamar y después una parada en la que quede lo más suspendido posible, momento este en que recibirá el 90% de las picadas.

Este es uno de los factores por los que creo que el eging es más efectivo que la pesca de calamar más tradicional en la que se hacen recogidas lineales lentas con paradas.

Los señuelos de pesca de calamar más tradicionales, que no suelen llevar el plomo en su parte exterior, tienen el efecto de una posible presa descansando que se mueve lento. Los egis además de poder recrear ese movimiento, tienen el movimiento “atractor” haciendo zetas en las subidas, que llama rápidamente la atención de los calamares cercanos y les inclina a pensar que su presa ha parado ese movimiento para recuperar el aliento, momento propicio para su ataque.
Con un egi podemos atraer a los calamares desde mucha más distancia e incitarlos a atacar el señuelo cuando este queda parado.




El calamar tiene tiempo de evaluar visualmente nuestro señuelo… su posición, su color y su velocidad serán factores claves para que decida o no lanzar sus tentáculos contra él.


Por esto es que un color determinado, una velocidad de caída adecuada, un tamaño con el que se encuentre a gusto y una animación correcta, puede ser la diferencia entre una gran jornada de Eging o una sin picadas.

Cada lugar, estado de actividad, corriente, etc requerirán la elección del egi que tenga la mejor presentación para desencadenar el ataque del calamar.


Al que se acerca por primera vez a esta técnica puede resultarle una decisión abrumadora y es frecuente que acabe poniendo señuelos sin mucho sentido. Atribuyendo el que unos pesquen más que otros al azar o a motivos que desconocemos…

Muchas veces oímos, este egi pesca muchísimo y no nos paramos a pensar en por qué está funcionando en determinado momento. Y cuando dejan de picar a este ya pensamos que no están los calamares o no quieren comer... que es posible, pero también puede ser que no estemos presentando el señuelo adecuado que desencadene su ataque en ese momento.
 

Intentar entender cuándo y por qué funciona cada color y peso es la diferencia entre los pescadores que son capaces de pescar cuando otros simplemente dicen que “no hay calamares o no quieren comer”.








¿Cómo elegir un egi según su tipo de hundimiento?



Flotabilidad, el elemento clave: La clave de la velocidad de hundimiento del egi es la flotabilidad del conjunto cuerpo-plomo.
Un egi que se hunda demasiado en vertical y rápido no tendrá una caída natural mientras que uno que flote demasiado puede hacer que no seamos capaces de llegar a tocar fondo con él, perdiendo así las picadas de los calamares que estén por esa zona.

Además es muy importante que la trayectoria del egi durante el hundimiento sea lo más horizontal posible ya que es la que consigue el aspecto más natural en la caída y esto para el calamar es fundamental pues ya hemos visto que basan gran parte de su decisión de atacar algo en la vista.

Esto se consigue con un buen EQUILIBRADO del egi, una palabra que sonará a los ya iniciados en este mundo, y que consiste como ya hemos dicho en que el egi tenga una caída en un ángulo lo más próximo a 45 grados posible

Un egi de calidad, con un buen equilibrado, tendrá ese angulo de al menos 45 grados en la caída y lo mantendrá al reposar sobre el fondo, evitando así que la corona toque el fondo y pueda engancharse. Además debemos de tener claro que esta posición reposando sobre el fondo es una posición en la que seguimos pescando, y donde recibiremos buena parte de las picadas, por lo que un egi de calidad, que la mantiene al posarse sobre el fondo marcará diferencias con uno que tenga un mal equilibrado y quede plano al posarse.








Pero hay otros factores que influyen en esta posición y pocas veces tenemos en cuenta, como son la corriente y el viento.

Estos arrastran nuestra línea haciendo que el desplazamiento del egi sea mucho más horizontal impidiendo a veces que el egi toque fondo. Y lo más importante, creando una comba en el hilo que nos impide detectar cualquier picada que se produzca.
 

Pensad en una cuerda con comba sujetada por dos personas en los extremos. Si una de las personas que la sujetan pega leves tirones desde un lado, el que está al otro extremo realmente no notará nada. Si ahora tensamos esa cuerda separando a estas personas, cualquier mínimo tirón en uno de sus lados lo percibirá el que está en frente al momento.



Con los egis ocurre esto, y en días en que el calamar ataca y queda abrazado con fuerza al señuelo, acabaremos notando la picada, pero los días en que están menos activos y abrazan el señuelo para soltarlo rápidamente, ni nos habremos enterado de que podíamos haberlo clavado a tiempo.

Es aquí cuando entran en juego los egis de mayor peso y velocidad de profundización, que consiguen contrarrestar este efecto, manteniendo el egi en posición correcta y la línea lo suficientemente tensa para detectar la picada. Pero tienen el efecto negativo de ser rápidos en su hundimiento, por lo que hay que usarlos cuando las condiciones lo requieran y vayan a ayudar ademas a frenar su caída.




Otra forma de contrarrestar el efecto de las corrientes y el viento es disminuyendo al máximo el diámetro de la línea y bajando el puntero de la caña, aunque esto lo veremos cuando hablamos del material y la animación del señuelo.

Tan solo adelantaros que no debemos temer a bajar la resistencia en kilos, pues un calamar hace fuerza de forma constante con sus sifonazos, y aunque pueden sacarnos buena cantidad de hilo del carrete, no buscarán piedras ni agujero que puedan cortar el hilo, además de que a diferencia de los peces, el calamar no puede dar giros bruscos o golpes de cabeza que son los que habitualmente parten el hilo.


Por contra ganaremos en distancia de lance y disminuiremos el efecto de comba en la línea por corrientes o viento, lo que se traduce en un aumento significativo de la sensibilidad. Podemos usar sin problema trenzados de medida PE 0.4, e incluso yo personalmente uso el PE 0.3 Pee Wee Alpha Tackle sin ningún problema.


Un apunte importante cuando usamos hilos muy finos es tener claro que para sacar las piezas del agua habrá que usar sacadera o gancho, pues con estos hilos no podremos levantarlos en peso, pero es que las cañas de eging, por su ligereza y sensibilidad tampoco están preparadas para levantar los calamares en peso y podríamos llegar a partirlas.






¿Cómo clasificamos los egis según su velocidad de profundización?

 
La velocidad de hundimiento de un egi se mide en segundos por metro (s/m), y es el tiempo que tarda en descender 1 m de profundidad. Es importante conocer la velocidad de caída de nuestros señuelos para adaptar estos de forma correcta al escenario y fijarnos muy bien en cual es la que está funcionando en cada momento para poder entender el por qué.


Hay varios tipos de egis según su velocidad de caída, pero además esta se ve influenciada por el tamaño del señuelo. Un egi de tipo normal en tamaño 2.5 suele tener una velocidad de hundimiento menor que el mismo egi en tamaño 3.5 por ejemplo. Además egis de la misma medida y tipo de hundimiento, de distintas marcas, pueden variar bastante en su velocidad de hundimiento.


Y es por esto que es importante que conozcamos el número exacto de s/m de cada señuelo para así poder elegir bien en cada situación.
 

Una cosa en la que hacen mucho hincapié lo pescadores de eging japoneses es en la importancia de siempre llegar a tocar fondo con el señuelo en la primera bajada.
De esta forma tocamos toda la columna de agua y si hay algún calamar cerca, lo más probable es que le ataque antes de llegar al fondo y nos dé una idea de a qué profundidad se encuentran cazando, mientras que si no llegamos al fondo perderemos gran parte de las picadas de la parte más profunda, donde es muy frecuente que se encuentren estos cazadores, sobre todo en las horas en las que aún hay algo de luz.
Por esto es tan importante la elección adecuada del tipo de hundimiento.



Veamos entonces los distintos tipos de hundimiento de los egis:



Normal: Hundimiento normal para la pesca a eging desde costa, serán los señuelos comprendidos entre 3 y 5 s/m aproximadamente, aunque esto puede variar según la marca. Es difícil dar una medida en metros de la profundidad a la que pescar con ellos, pues depende también de la corriente, aire,etc pero podríamos decir que es el egi elegido para pescar entre 5 y 10 metros en condiciones normales.

Es el egi más polivalente, el que usaremos en la mayoría de escenarios y situaciones, los que se aproximen a 5 s/m son egis más bien lentos para días con muy buenas condiciones. En cuanto tengamos algo de brisa ya nos iremos a egis que ronden los 3-4 s/m.

En su uso dejaremos el pick up del carrete abierto en la primera bajada y es cuando detectemos que toque fondo cuando lo cerraremos y empezaremos la animación del egi.










Shallow: Hundimiento muy lento para aguas poco profundas o momentos en los que el calamar está en la superficie.Estos egis tienen velocidades de profundización muy lentas que van desde los 5,5 hasta incluso 10 s/m.

Su uso es adecuado para zonas hasta los 5 metros de profundidad o días en los que las condiciones nos permiten usarlo y tenemos a los calamares cazando en las primeras capas de agua. Esto suele darse en momentos de muy poca luz, cerca de zonas donde el pescado se agrupa para descansar como puertos con puntos de luz, etc.

Tienen una presentación muy natural que los hace muy efectivos, aunque tienen el inconveniente de que se ven muy afectados por corrientes o viento por lo que debemos descartar su uso en días adversos ya que la comba que formara la línea hará que no seamos capaces de detectar las picadas.
En su uso es aconsejable dar jerks menos potentes y horizontales en lugar de verticales pues no necesitamos hacerlo subir.
Para distinguirlos muchas marcas graban en el plomo una "S" al lado del número de egi.










Deep: Hundimiento rápido. Para pesca desde costa en aguas profundas o situaciones de viento o corriente en las que empieza a ser difícil pescar con señuelos de hundimiento más lento.
Su velocidad de profundización suele estar entre 2 y 3 segundos por metro por lo que son adecuados para pescar profundidades mayores y en días en los que se levanta viento o hay fuerte corriente.

Tienen la ventaja de que al añadir algunos gramos más a su peso, manteniendo el mismo tamaño de señuelo, consiguen hacer lances más largos. Además mantienen mejor la tensión de la línea por lo que es más fácil detectar el momento en que llegan al fondo, así como las picadas.
Su uso es similar al de los egis normales, solo que algo más rápido y teniendo en cuenta que deberemos darle jerks lo más verticales posibles y aumentando un poco su número para hacerlo subir lo más alto posible y alargar así las caídas.








Ultra Deep: Egis diseñados generalmente para pesca a tip run eging, esto es lo que también podríamos llamar ”eging desde embarcación” para pescas hasta unos 25-30 metros de profundidad. En esta pesca se aprovecha la velocidad de deriva del barco para que el egi describa una trayectoria muy horizontal en su caída barriendo gran parte de terreno. Es una pesca realmente muy parecida al eging desde costa y muy efectiva, podéis ver mas en este artículo.





Estos señuelos son muy prácticos también para la pesca desde costa para zonas muy profundas o esos días en que desde orilla es imposible pescar con egis menos pesados por las condiciones de viento.
Con estos egis tenemos que adaptar la forma de pescar desde costa para intentar ralentizar su caída al máximo, esto lo conseguimos cerrando el pick up del carrete en cuanto el señuelo toca el agua. Esto crea tensión en la línea haciendo que esta frene la caída del señuelo. Levanta además un poco la cabeza del egi consiguiendo una posición más horizontal que ayuda también a frenar la velocidad de caída...
El resultado es que conseguimos pescar calamares en días en los que casi al 100% nos iríamos a casa sin poder pescar por lo que personalmente siempre me gusta llevar un par de egis de este tipo en mi caja de eging.


Tambien tenemos la opción de añadir algún plomo específico para eging, los llamados sinkers, que se enganchan en la grapa, entre el egi y la línea. Aunque personalmente me gusta mucha más usar estos señuelos ultra deep porque los sinkers rompen bastante el equilibrio del señuelo y dificultan su movimiento en los jerks, mientras que los ultra deep están equilibrados para es cantidad justa de peso.


Un ejemplo de pajaritas de calidad Ultra Deep son las Egimaru Neo de Breaden que con sus 30g de peso en tamaño 3.5 son perfectas tanto para tip run como para pesca desde orilla en situaciones adversas de viento, corriente o mucha profundidad.




 

Una buena costumbre cuando estamos haciendo eging es ir contando mentalmente mientras el egi profundiza. Este hábito tan simple, nos da mucha información sobre lo que está pasando debajo del agua. Si tenemos una picada en la primera bajada, ya sabremos a que profundidad aproximada están cazando los calamares. Además, sabiendo la velocidad de profundización de nuestro señuelo nos haremos una idea de a que profundidad estamos pescando.
Incluso si es un lugar que pescas a menudo y ya conoces, contar cuanto tarda en llegar al fondo el egi que habitualmente usas te dará una idea de la posible corriente que haya, que hará que el señuelo tarde más de lo normal en llegar al fondo. Por lo que podría ser mejor cambiar a uno que se hunda más o menos rápido.



En el siguiente articulo de la serie hablaremos de un tema muy discutido siempre por los pescadores de eging: cómo elegir el color y el tamaño de nuestro egi en función de la luz disponible, profundidad, actividad de los calamares... 


 

 





Relacionados

Más en el blog Sobre Eging

Más en el blog Sobre Tailwalk

Más en el blog Sobre Gan Craft

Más en el blog Sobre Alphatackle

 

Comparte esto con tus amigos

            Total:

Comentarios Pesca de calamares a Eging: ¿Como elegir un egi?. Parte 1. Velocidad de hundimiento

Dudas, comentarios y valoraciones

Disqus

Especies

Black Bass Serviola Especies Mar Denton Lucio Lubina Esparidos (Sargo, Pargo, Breca) Especies agua dulce anjova (Pomatomus saltator-saltatrix) Atún Carangidos (Anjova, Palometon) Trucha bonito (Sarda sarda) Lucioperca Calamar algarín (Belone Belone) Barbo escorpora Perca fluviatilis Pargo espetón (Sphyraena sphyraena) dorada Abadejo Baila sepia Jurel Siluro carpa

Técnicas

Spinning Jigging Jerking twiching Currican Walking the dog Finesse Slow jigging Tai Rubber Texas Eging Weightless Popping Light Spinning Vertical Superficie Casting split shot Jigcasting Tip Run Ajing Metal Ika Casting Mar

Varios

Fiiish Tailwalk Black Minnow Rockfishing Iberux Señuelos blandos Señuelos duros finesse Gan Craft Lipless Flotantes Pink Fish Tour elpezrosa Patos Crazy Sand Eel Streetfishing Jigcasting Jumprize Pato Fishbook Float Plus Power Tail Shads Stick baits Cañas HMKL Mud Digger concursos scotty Xesta Babyface Breaden Black Eel Jerkbaits duros Cangrejos Swimbait Pudlee Tutorial Tai Rubber Aniversario Light Spinning Candy Shrimp Videos Tutorial Slow Jigigging Jointed Claw Alpha Tackle Cross Two Carretes Catalogos Rais Hundidos Crankbaits Paseantes Sonda Power Tail Squid Anillas Ajist TZ Riñonera Slow Jig Torzite regalos Ichikawa Kaiten Kattobi Bou Kayak helices Poppers Cajas Slow Jigs Trenzados Jigs Grubs